Las pérgolas tienen muchísimas ventajas, por eso son uno de los sistemas más utilizados para cubrir terrazas y jardines. Por un lado, protegen del sol y, según su diseño, también de la lluvia y del viento, lo que nos permitirá utilizar la terraza durante gran parte del año. Bien sea por su adaptabilidad, comodidad o belleza, las pérgolas se han convertido en uno de los elementos arquitectónicos para el control solar favoritos de arquitectos y decoradores que buscan darle un toque de elegancia a los espacios exteriores de sus proyectos. Cualquier terraza o jardín necesita contar con algún sistema que aporte sombra para refugiarse del sol y limitar la incidencia solar directa. Con ello buscamos proteger nuestros bienes y mejorar la sensación térmica tanto al interior como el exterior de nuestra vivienda. Las pérgolas son una de las propuestas arquitectónicas más utilizadas, ya que además de cumplir con su función protectora, sirven para decorar. Una pérgola puede ayudar a delimitar una parte de la terraza para una función específica, por ejemplo, crear una zona de ocio, un comedor al aire libre, una zona de sombra al lado de la alberca o convertirse en la extensión de un pequeño porche e incluso hacer de garaje al aire libre.  Las pérgolas tienen muchísimas ventajas, por eso son uno de los sistemas más utilizados para cubrir terrazas y jardines. Por un lado, protegen del sol y, según su diseño, también de la lluvia y del viento, lo que nos permitirá utilizar la terraza durante gran parte del año. Proponen una estructura simple y duradera que con la aplicación de nuevos materiales y tecnologías amplía las posibilidades de diseño. Todo ello, con un bajo mantenimiento y contribuyendo a la apariencia natural de las propuestas tradicionales gracias al desarrollo de los acabados madera en aluminio.  Este cerramiento arquitectónico aporta un ambiente netamente social a la vivienda, ideal para pasar momentos agradables en familia y disfrutando del clima y del aire libre. Las pérgolas pueden integrar una variedad de plantas trepadoras, macetas y detalles decorativos para darle el toque verde y elegante a su hogar. A la hora de diseñar una pérgola es fundamental definir el lugar para su instalación, además de analizar la trayectoria del sol en ese punto determinado con el fin de definir la posición de las lamas o duelas asegurándonos de que su cobertura será óptima en las horas de mayor radiación. Una vez que sepamos dónde incidirá el sol y con qué intensidad, su exposición al viento, y finalmente las demandas de uso, podremos determinar las necesidades de cobertura que deberán de tenerse en cuenta en su diseño y ejecución final en obra.  El sistema de pérgolas Toscana de Simpleyfácil se adapta fácilmente a estructuras de obra y herrería para generar diseños funcionales altamente decorativos. El diseño elemental que propone este sistema genera la sombra por el efecto de la proyección de sus lamas orientadas en su instalación para limitar de la forma más efectiva la incidencia solar directa, a la vez que, se obtiene una regulación de la temperatura por efecto de enfriamiento que origina la circulación natural del aire alrededor de las lamas que forman la cubierta. Las lamas fabricadas en aluminio están disponibles en un abanico de colores resistentes al sol y al desgaste provocado por factores climáticos. No necesitan mantenimiento, y al ser el aluminio un material tan ligero, se adaptan con facilidad a cualquier estructura preexistente. Además, las diferentes formas disponibles, todas ellas compatibles, nos dan la capacidad de combinarlas para generar diferentes patrones de diseño, texturas y acabados. Todas estas opciones enriquecen la propuesta de diseño para generar una variedad de pérgolas que pueden ir desde lo más sencillo a lo más sofisticado. 

Recommended Posts

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *