Son bien conocidos los beneficios de la entrada de luz natural en nuestros edificios. Las personas respondemos mejor cuando tenemos visión del exterior y trabajamos mejor con la adecuada luz natural. Por este motivo, la arquitectura evoluciona constantemente en busca de nuevas formas de expresión, que permitan a sus edificios un mayor aprovechamiento de los recursos naturales.

Todos apreciamos los beneficios de trabajar en un ambiente donde la temperatura se regula con precisión. Para oficinas en verano, por ejemplo, la temperatura óptima es de 24ºC, con un rango de +/- 4ºC.

En muchas oficinas, sin embargo, es muy difícil lograr una temperatura óptima, especialmente en verano, debido a la importante ganancia térmica a través de las superficies de vidrio. Por este motivo, el uso de protección solar se está popularizando como una vía de ahorro energético y para obtener una mejor calidad ambiental en el espacio de trabajo.

Sin embargo, la tendencia actual a diseñar edificios con grandes fachadas de vidrio se contrapone al objetivo general de reducir el consumo energético, con lo que muchos arquitectos buscan una solución que permita el uso óptimo de la luz natural evitando el exceso de ganancia térmica.

Geometría solar

El sol amanece en el Este y se pone por el Oeste. Viajando en un arco, alcanza su máxima altitud en el Sur (para el hemisferio Norte).

Un objetivo importante en el diseño de un sistema de protección solar, es lograr que el edificio permanezca sombreado el máximo de horas posibles al día, durante todo el año, manteniendo un grado adecuado de entrada de luz natural.

Fachadas con orientación Sur

Para fachadas orientadas a sur, se puede obtener una protección solar muy efectiva usando un sistema fijo horizontal de protección solar.
Durante los días de verano y muchos de primavera y otoño, una visera horizontal proyecta su sombra sobre la ventana. Sin embargo, en invierno este sistema no intercede en la entrada directa del sol en el edificio, ya que la altitud solar es mucho menor. Esta característica supone una ventaja importante, ya que en invierno las ganancias energéticas son apreciadas.

Fachadas con orientación Este u Oeste

En las fachadas con orientación Este u Oeste un sistema de visera fija no es efectivo para la protección solar, ya que la altitud solar en estas orientaciones es mucho menor. El sol penetra directamente a través de las ventanas, como se muestra en las siguientes ilustraciones.

Este problema puede evitarse aplicando otro tipo de solución, con louvers de lamas móviles.

Las lamas móviles pueden instalarse horizontal o verticalmente frente a las ventanas, y optimizar la protección solar y la visibilidad simultáneamente, gracias a un software de control para que las lamas realicen un seguimiento solar.

Los sistemas móviles permiten al edificio “reaccionar” a los cambios climáticos y a la posición solar así como optimizar el flujo de calor y luz a través de la fachada, reduciendo los costes de explotación del edificio.

Estos sistemas evitan que el sombreado sea excesivo o escaso, ya que en todo momento se obtiene el ángulo de sombreado óptimo.

Recommended Posts

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *